lok’ tavanej

octubre 26, 2007

Cotidiano IX

Filed under: historias y otras cosas — Gurisa @ 4:31 pm

soledad.jpg

Intento guardar la canción que acompaña la historia y espero, sinceramente, no perderla con el tiempo… ya no me gusta recordar el sonido de tus silencios, ahora entiendo, éstos eran los únicos planes en los que me tenías presente… no hago reproches, no nos debemos nada, aunque las palabras se hayan escurrido con la imprecisión de los hechos, la deuda está saldada.

No, no es que te la haya perdonado y tampoco la contabilicé en la arena… la distancia la pagó y los intereses los abonarás al desplante que no soporta tu orgullo…

El hueco que me queda no lo lleno con otro cuerpo, hago junta de recuerdos, imágenes, sonidos, olores, colores y los voy llevando hasta ahí, a la cueva infinita que no quisiste habitar. Se siente fría, cavernosa, sola; pero al fin tranquila. No seré yo quien mienta, te extraño, es cierto… aunque en esta instropección, me confunden los hechos y no sé qué extraño: la espera en ausencia de tu canto o la presencia del amor autoritario… ambas son dudas. Quizá sea la dictadura de tu deseo.

***

Pasa el tiempo, sin duda… al instante somos los mismos seres habitando otro espacio. No olvido que recurrí a tu vida buscando un corazón. Me faltó poesía y me sobro paciencia, soporte que la cuerda se tensara y cuando reventó estuve ahí, desesperadamente, para unir ambos extremos. No contaba con la presencia del olvido, su cuchilla filosa nos atravezó por la mitad y perdí tu corazón y, a la vez, una parte del mío. Entonces de las manos se me fue el mapa… me faltaban lugares y me sobraban promesas. En silencio, decidí no preguntar y, aunque lo hubiera hecho, alevosamente, tenías la imposición obcena de no responder.

***

Todo hubiera sido como eso… poner la historia en un sobre de papel, con todos los detalles y los extras que la constituyeron… y que a la postre cupieron… imágenes, recortes, letras, palabras, frases y un largo etcétera, con el que me quedo, porque es a mí a quien pertenece…

Fue un proceso puramente íntimo, en la soledad de mi pensamiento construí la despedida, cada centímetro de ese último recorrido a tí, el discurso y a ratos el posible resultado… nada fue así. La previsualización que tenía del momento rompía mis silencios y aturdía mi imaginación… hasta dónde puede llegar el instante perfecto de la aventura… pero me topé con la realidad de un acto difícil y desesperado, el miedo colmaba mis sentidos y el llanto asomaba su aroma en cada vista… apreté el corazón hasta el cansancio… hasta que salí acompañada de la indiferencia.

***

Las imágenes danzan en mi mente… colores que ya había olvidado los redescubro al ritmo de un temblor en mi cuerpo, ese sudor frío del miedo no sólo invade mi pensamiento, aún revuelto, también lo siento en el ambiente algarábico y ostentoso de los viajantes. El recorrido no es desconocido, por el contrario, sé las señas, los rincones, los recovecos donde la luz se oculta… pero no lo hago de la misma forma… me parece que es eterno, siento las piernas como torrecillas de plomo, tan difícil caminar… tan difícil pensar que me aproximo y siento la vista nublada… estoy cansada, esa es la verdad.

***

Lo hicé tan rápido como pude, aún así, sentía el tiempo como un peso insoportable… ibas y venías dueño de todo, como siempre… sólo que tu rostro se había deformado, lo recordaba de otro modo, a mi modo… entre el romance y la métafora del alma enamorada, pero al final eras siempre tú.

Ahora supongo que es tu orgullo el que no creía lo que sucedía, esa habilidad que tienes para controlar todo, te está llenando la cabeza de nubes, creo que no quieres perder… yo también he perdido…

***

El olvido es suficiente, no te pido más. Dejame reposar en tu falacia de la vida, que yo te tomaré como falencia de mi historia… ya no somos, tú no me fumas;  yo ya no te enervo…

***

No nos debemos nada

***

Adiós para tú

Chau para yo

Anuncios

1 comentario »

  1. hay nancy te puedo decir que cada quien tiene la habilidad para sanar su amor perdido, su amor dolido, su amor ajeno; y yo jamás encontre en las letras ese descanso, lo guarde para mi, y solo mi soledad me pudo curar, pero tú no, tú si confias en tu amor, si ese que no te da pena, que no te avergüenza por que fue parte de ti, no mi caso por que mi amor ni yo lo valoro.

    Comentario por selene — octubre 31, 2007 @ 4:53 am


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: