lok’ tavanej

septiembre 10, 2007

Cotidiano VI

Filed under: historias y otras cosas — Gurisa @ 10:36 pm

arcoiris.jpg

Un sueño puede ser cualquier cosa, es decir, todos los sueños son tan distintos como distintas somos todas las personas. Ningún sueño es pequeño o menos importante… son sólo eso, sueños. Y la vida se nos puede ir en ellos, se nos puede ir luchando por alcanzarlos. Sólo que hay aquellos que ni siquiera tienen tiempo de luchar, ni tiempo ni oportunidad…

Domingo. Eran como las tres de la tarde, diría que el metro estaba vacío, pero eso es poco menos que imposible, lo que sí ocurría afuera era una lluvia leve, de las que alborotan el calor. Fuera de eso, todo transcurría con la calma habitual de las tardes domingueras -sobre todo si hay fútbol- en el metro. A esas horas es muy común encontrar a una pareja tomada de la mano o a una familia que viene de un paseo o… bueno, todos hemos estado en el metro una tarde de domingo, esto está de más.

Sin embargo, este domingo olvidé el libro que estoy leyendo y comencé a hacer otra de las cosas que más habitúo hacer cuando estoy en la calle: observar a las personas. Tengo mucha facilidad para asociar a la gente con historias que invento mientras las escruto, algunas veces es molesto para los demás, pues cuando se dan cuenta que las veo con demasiado cuidado, regularmente se voltean o hacen muecas de disgusto. Cada domingo tengo un recorrido de ocho estaciones, no pongo mucha atención -salvo en estas ocasiones- de quién sube en cada andén, pues regularmente es un vendedor o alguien que pide dinero… el domingo se presta más para ambas actividades.

En la estación Jamaica de la línea 9 (sí, la café) se subieron dos niños, estoy segura que eran hermanos, tenían un código de comunicación entre ellos que hizo eso evidente. Tendrían entre 7 y 12 años. No vestían más que un pantalón y una camisa pequeñitos, un par de huaraches y una cachuchita. Pedían dinero entregando un papelito en el que explicaban de forma escueta su precaria situación. Uno de ellos se detenía en cada lugar y entregaba uno de los papelitos -a quien quisiera tomarlo- mientras el otro, a una distancia más o menos considerable, pasaba detrás de él pidiéndolos y esperando que a los mismos los acompañara cualquier moneda, ya saben “la que sea su voluntad”.

La empresa fue penosa, pues no recogerían a lo más un par de monedas. Ambos se sentaron hasta el final del vagón en un asiento, a pesar de que casi todos los demás estaban desocupados. El más pequeño de ellos se puso de pie y comenzó a jugar en el espacio vacío del vagón, miraba por las ventanillas y sonreía de forma singular; mientras tanto, el que parecía mayor, lo llamaba para que éste se sentara a su lado y buscaba algo en su morraleta. Ambos terminaron sentados en el piso comiendo un dulce y jugando entre ellos… un juego muy suyo, no cualquiera lo entendería, la complicidad de los hermanos sólo se entiende entre éstos.

Los miré descender del vagón una estación antes que yo, iban felices? no lo sé, pero si alguien me pregunta, cuál es la sonrisa que describe lo más cercano a la felicidad, sin dudarlo diría que es la que ví en sus rostros cuando compartían ese dulce, que probablemente estarían guardando toda la mañana.

No he dejado de pensar en ambos…

En los sueños que no tendrán oportunidad de alcanzar, en las miradas que les negamos en cualquier vagón al que se suben, en la terrible ensimismación que todos cargamos, y que nos impide notar este tipo de sombras que nos van poblando con más regularidad… y nos acostumbramos.

Todos los sueños se valen, hasta los de comer el dulce que hemos venido cargando toda la mañana… todos valen igual…

El mío es que un día vivamos en un mundo en dónde quepan muchos mundos… y, claro, espero verlos a todos allá.

Anuncios

2 comentarios »

  1. Por un momento me sentí estar ahi contigo observando.
    Me encantó. Bellísimo.
    Felicidades, un abrazo.

    Comentario por dadali — septiembre 11, 2007 @ 7:38 pm

  2. NETA QUE SI ES PROFUNDO Y ME GUSTA ESA ACTITUD DE QUERER CAMBIAR AL MUNDO, PERO NO A TU MODO SI NO AL DE TODOS EL DE SER NECESARIAMENTE FELICES POR LA VIA QUE SEA O MAS BIEN QUE NOSOTROS ESCOJAMOS SIN EXCLUIRNOS

    Comentario por selene — septiembre 12, 2007 @ 1:11 am


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: