lok’ tavanej

julio 30, 2007

Cotidiano V

Filed under: historias y otras cosas — Gurisa @ 7:04 pm

pub853_1117811842.jpg

 

26.07.07

La cita naturalmente era a las 5… será que a todos les gusta ése número o quizá los llama a combate. Aún así, esta vez tampoco salimos a tiempo. La gente comenzaba a reunirse en el punto pactado y aunque había tensión, las actitudes de camaradería la disipaban un poco o al menos la distraían.

Las caras conocidas se hacían presentes, un saludo por aquí y por allá, la pregunta obligada del cómo estás y la respuesta obvia del bien, gracias, conducían al inicio del ritual… el análisis político y la estrategia de avanzada surgían de los cuerpos presentes y las voces agudas que estallarían en risas, no cesaban de dar la bienvenida a cualquiera que se aparecía. Por supuesto, no faltaban las banderitas, dan identidad y se hermanan, claro, por eso todos las pelean.

Hacía las 5 con 20, el camarada del altavoz propone que se formen los contingentes, las primeras consignas se hacen escuchar y aunque un poco apagadas, van encendiendo la mecha que será incendio cuando lleguen al punto del encuentro final. Me sumo a la propuesta y me mezclo entre los compas de filos, más adelante llego con los de la ENAH y me codeo con los danzantes que han salido reventando tambores… no dejo de buscarte…

Tu rostro se ha deformado entre los cientos que voy encontrando a mi paso… he perdido de vista el objetivo, mi mente empieza a dar jirones por los recuerdos… hace apenas un año y que rápido pasa el tiempo. Comenzábamos a escribir esta historia a dos cuerpos entre esta multitud y tu música… hombro con hombro y llenándonos la vista con un ir y venir de pasos inequívocos… aún no nos cansábamos…

Creo que te he visto…no, es sólo el reflejo de una sonrisa parecida. Camino entre el CGH de economía, nos hemos reconocido y nos saludamos. Abandono su ruta y me parece que si llego a la vanguardia te encontraré… camino a prisa, esquivo las miradas hermanas de los camaradas que van al centro, recorro la avenida en un tris tratando de que sea tu silueta lo siguiente con lo que me tope… apenas nos encontramos entre ese mar de gente, fuiste tú quien mató la distancia y me saludaste, pude sentir la calidez de tus labios en mi mejilla, era un gusto vernos… era un gusto encontrarnos y reconocernos, saber que en el punto más indescifrable siempre íbamos a aparecer… hoy ha sido diferente, me cuesta trabajo atravesar cuerpos como calles y miradas como baches en esta ciudad que come todo lo que se le acerca… los míos han quedado atrás, no sé hasta dónde, pero no voy a regresar…

Llegamos al punto, no quede de frente, me refugié en la inestable distancia, te he visto llegar, a ti, a tu guitarra y a tu compañero… he sentido la opresión de la lejanía, no mataré la distancia así como tú no matarás mi espera… sobre todo porque no sabes que espero, y por que yo sé que para ti no hay distancia que matar. Ahora sí que veo a un muy buen compita y me acerco a él. Decidimos cruzar la calle y quedar lo más cerca posible, a él le tocan las fotos esta vez… hoy no habrá nuestra cámara, ni nuestra foto, ni nuestra sonrisa, ni nuestra cercanía a los pies de la reja que nos separa de la represión… esta vez vos serás vos et moi seré moi… tú desde allá… yo siempre acá… ya ne sommes pas nous.

Todo comienza… la quema provoca un fuego que hace a todos salir del centro… tu voz comienza a sonar… sé que me has visto, lo sé porque ambos nos hemos visto y nos hemos detenido un segundo a escrutar esas razones que nos hacen mirarnos. Has preferido voltear, has preferido entonar la que no es mi favorita y que no podía faltar… es lo que me dice que ya no estoy presente, de otro modo hubiese sido la primera, lo sabemos… recuerdas que bajaste? no, antes de eso fue el beso y después de eso las miradas y las manos… y los juegos, al final… y era el comienzo de la historia, de los buenos ratos, de las lágrimas en veces y de las risas casi siempre… de la historia a dos cuerpos, a dos manos, a una conciencia, a una canción… a uno.

He comenzado a retirarme, los pequeños pasos me alejan de ti, te vas haciendo pequeño, poco visible, pero aún resuena tu voz… la población de ojos me aturde y aprieto el paso para ganarle al siguiente acorde, aún así Silvio me sigue hasta la esquina y antes de doblar… mi favorita.

Que lejos estamos ahora, vos seguirás siendo vos y moi seguiré siendo moi… a partir de aquí, la historia ya no es nuestra, ahora somos diferentes o al menos ya no somos los mismos… y aunque vos hubieras preferido tu foto, esta vez no hay cámara.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: